Post-producción milagrosa

Fotoshop by Adobé es una parodia dirigida por el cineasta Jesse Rosten. Con el vídeo se hace una crítica a los retoques excesivos de la publicidad, que ha llegado al extremo de motivar el deseo de impulsar en EEUU una normativa para limitar el uso del retoque digital en las imágenes de prensa y publicidad.
Alfonso Domínguez explica en el blog Xatakafoto que “todos aceptamos, hoy en día, el uso de efectos especiales en el cine que nos permiten ver, pensar, soñar o simplemente disfrutar viendo personajes fantásticos o imposibles frutos de la ficción”, y apuesta por ser fieles a la realidad en especificidades como la fotografía documental o el fotoperiodismo, pero no poner esta limitación en la fotografía artística, porque ¿cuál es el límite?